Unidad de Nutrición Médica

En Canarias Dermatológica disponemos de una Unidad de Nutrición Médica para ayudar a seguir una dieta sana y equilibrada, ya que la alimentación es una pieza fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo.  

La piel es un órgano vivo, activo, en constante cambio, que no sólo nos protege del medio ambiente, sino que nos relaciona con nuestro entorno.  

Los malos hábitos alimenticios, el alcohol, el tabaco, los humos, la falta de descanso… contribuyen a la formación de radicales libres. Los radicales libres son parte responsable del deterioro de los órganos a lo largo de la vida y, entre estos órganos, de la piel. 

La piel, reflejo de nuestra salud

El cuidado de la piel debe basarse en el cuidado integral de la persona:  

  • Nutrición adecuada 
  • Suplementos específicos 
  • Ejercicio físico moderado 
  • Cuidados cosméticos 
  • Actitud positiva  
  • Prevención de la enfermedad.  

Estos son algunos de los consejos que se deben seguir para gozar de una buena salud de la piel. Mantener el equilibrio es necesario para preservar la salud. 

¿Qué es la nutrición médica?

Cuando se inicia un proceso de pérdida de peso es importante que haya un seguimiento médico para asegurar que la salud no se resiente. Se trata, por tanto, de un pilar fundamental en el tratamiento de todos los pacientes, ya que la alimentación, junto con el tratamiento farmacológico, son esenciales en la recuperación.  

Consejos para seguir una dieta equilibrada

La palabra ‘Dieta en griego significa “arte de vivir”. Debemos seguir una dieta equilibrada, rica en frutas y vegetales, cereales integrales en casi todas las comidas, aceites vegetales, pescado rico en grasa, carbohidratos complejos de bajo índice glucémico y proteínas no grasas. La piel pronto lo notará.  

 

Cómo seguir una correcta alimentación

Es aconsejable realizar cinco comidas al día. La carga de calorías en ella se debe repartir de la siguiente forma: 15% en el desayuno, 10% a media mañana, 40% en el almuerzo, 10% en la merienda y 25% en la cena. 

Además, hay que saber que de las calorías que debemos consumir, entre el 55-65% tiene que ser en forma de hidratos de carbono, entre el 12-13% de proteínas animales y vegetales, el 20-30% de lípidos. 

A la hora de decidir qué vamos a comer es importante saber distribuir los alimentos de la pirámide de la dieta saludable para que realmente sea equilibrada. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que sigamos la siguiente distribución para que nuestra nutrición sea adecuada: 

  • A diario debemos comer 6 raciones de legumbres, cereales, fruta, verduras y hortalizas.
  • Igualmente, todos los días debemos incluir en la dieta queso, leche, yogurt y aceite de oliva.
  • Unas dos veces por semana debemos incorporar alimentos como carnes magras, pescado, huevos, frutos secos o bollería.
  • Solo alguna vez al mes podemos comer dulces, golosinas, carnes grasas o embutidos.

 

 

Antioxidantes

Los antioxidantes ayudan a neutralizar los efectos negativos de los radicales libres sobre la piel. Tras períodos de excesos, se debe tomar temporalmente, prescrito por el dermatólogo, suplementos de vitaminas y minerales a base de vitamina C, E y betacaroteno y utilizar cosméticos, específicos para cada tipo de piel, que contengan antioxidantes de eficacia tópica demostrada como la vitamina C y E. 

Ácidos grasos esenciales

Se debe tomar ácidos grasos esenciales, fundamentalmente omega 3 que se encuentra en el aceite de linaza, de borraja, girasol y frutos secos. Sus beneficios antiinflamatorios, no sólo en procesos dermatológicos, ayudará a disminuir los efectos negativos de los excesos. 

Agua

Beber de seis a ocho vasos al día de agua, al menos 2 litros al día acompañando a las principales comidas. Preservar la piel de la deshidratación es conservar su resistencia a las infecciones e irritaciones y mantener su aspecto, elasticidad y luminosidad. La piel se hidrata desde el interior y desde el exterior. 

Hábitos

  • Recuperar los hábitos de descanso y ejercicio moderado y constante (aeróbico, con estiramientos y peso y fuerza ligeros).  
  • Potenciar una actitud positiva.  
  • Realizar al menos una evaluación anual de su salud y los chequeos específicos que se recomienden según edad y sexo.  
  • Los dermatólogos, médicos especialistas de las alteraciones y enfermedades de la piel y el pelo, deben revisar su piel al menos 1 vez al año. 

 

El uso de nutricosméticos (suplementos orales) es una herramienta de prevención para preservar la salud cutánea. Debe estar controlada por el dermatólogo. 

Lo correcto es seguir una alimentación variada y equilibrada, en la que no falten lo vegetales y no abusar de suplementos ni de alimentos enriquecidos con antioxidantes. Además hay evidencias sólidas de que el consumo regular de frutas y verduras ricas en antioxidantes disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas degenerativas, como cáncer o enfermedades cardíacas.  

La Inmunonutrición es un área de conocimiento relativamente novedosa, además de ser una materia emergente y transversal para evaluar cambios metabólicos y prevenir sus consecuencias.  

Una situación de malnutrición, bien por exceso o por defecto, ocasiona una alteración importante del sistema inmune.  No hay que olvidar otros factores (actividad física, alance neuroendocrino, stress) que influyen sobre la interacción nutrición-inmunidad. 

Para conseguir una piel sana, tan importante es la alimentación que seguimos, como cumplir con los cuidados necesarios de nuestra piel por fuera, es decir, seguir una rutina adecuada de hidratación y limpieza. También hay que acudir una vez al año a una revisión dermatológica.

Contacta con nosotros

Si estás interesado, déjanos tus datos de contacto.

Deseo recibir información sobre las novedades y promociones de Canarias Dermatológica