Unidad de piel compleja

Existen pieles que necesitan de cuidados más meticulosos por distintos aspectos, por ello en Canarias Dermatológicahemos creado una Unidad de Piel Compleja, para tratar de manera especializada estos problemas y las enfermedades de la piel de difícil control. Pide cita.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Qué es una piel de riesgo?

La primera cuestión que nos planteamos como dermatólogos al evaluar un paciente es si tiene o no piel de riesgo. Entendemos como piel de riesgo aquella que precisa cuidados y control especiales para evitar el cáncer de piel.

Esto no quiere decir que los pacientes que tienen una piel considerada de riesgo vayan a tener un cáncer de piel a lo largo de su vida. Simplemente ayuda a cuidarse y controlarse mejor la salud y estado de la piel, de la misma forma que controlamos regularmente los niveles elevados de azúcar o de lípidos en la sangre. 

Los tipos de piel

Existen seis tipos de piel y cada una de ellas tiene una características especiales para poder sufrir unos riesgos u otros:

  • Tipo I. Aquí se reunen las pieles muy blancas, con ojos claros y con presencia de pecas. Este tipo de piel nunca se broncea, solo que quema y por ello son sensibles a la radiación solar.
  • Tipo II. En este tipo siguen estando personas de piel clara, que tienen dificultad para broncerarse y suelen tener quemaduras solares.
  • Tipo III. Es el tipo de piel propio de los europeos. Suele quemase y broncearse por igual.
  • Tipo IV. Es una piel morena clara, que se broncea con facilidad y casi nunca se quema. Por lo general, la presnetan los hispanos, asiáticos y población de Oriente Medio.
  • Tipo V. En este grupo encontramos personas con piel morena oscura. Tiene una gran facilidad para broncearse.
  • Tipo VI. Piel negra que nunca se quema, pero tiene el mismo riesgo que el resto de tipos de piel ante una inadecuada o excesiva exposición al sol.

¿Cómo saber si tiene piel de riesgo o no?

La piel de riesgo se diferencia por: 

  • En entornos soleados es aquella que se quema con facilidad y tiene dificultad para ponerse moreno. Es la piel clara, normalmente de personas rubias o pelirrojas.  
  • Aquella que ha tenido antecedentes de quemaduras solares o es agredida de forma continuada por el sol debido a causas laborales o lúdicas. Suele observarse manchas solares en las zonas expuestas: cara, espaldas, brazos. 
  • Cuenta con múltiples lunares. Solemos poner el límite de más de 50.
  • La piel de riesgo es aquella que ha sufrido ya un cáncer de piel  o tenga antecedentes de este tipo de cáncer en la familia.

Enfermedades frecuentes en piel compleja

En las personas con piel compleja una de las prioridades de las revisiones dermatológicas es la prevención  del cáncer de piel. Sin embargo, existe otro gran número de enfermedades que pueden aparecer en personas con piel de riesgo, como pueden ser: el prurito anal, daños en el piel causados por la diabetes (pie diabético), vitíligo, urticaria, psoriasis o melasma, entre otras muchas.

Prurito anal

El desarrollo de prurito anal es una afección relativamente frecuente en la cual se desarrolla un picor o prurito intenso alrededor del ano. Generalmente es un hallazgo aislado en personas sanas, pero en ocasiones es una localización más de otras enfermedades cutáneas. 

La piel alrededor del ano está expuesta a una gran variedad de productos irritantes que proceden del tubo digestivo, que pueden desencadenar la erupción, generalmente el prurito empeora en situaciones de diarrea, estreñimiento, rascado, la utilización enérgica de papel higiénico, la utilización de jabones o agua, los alimentos ricos en especies o muy ácidos. 

El tratamiento  

El tratamiento incluye medidas que reduzcan los factores que irritan la piel, es imposible eliminarlos todos, pero es aconsejable seguir algunas instrucciones claras sobre alimentación, higiene y hábitos. 

Hábitos a seguir 

  • Limpiar cuidadosamente con agua templada utilizando papel suave o toallas húmedas, es aconsejable utilizar sustitutos de jabón o aceite mineral.
  • Existen diversas cremas que pueden ser útiles incluyendo aquellas que están compuestas por corticoides suaves. Los corticoides potentes solo deben utilizarse por períodos cortos de tiempo.
  • Ingiera una dieta rica en fibra a fin de evitar el estreñimiento.
  • Evite realizar ejercicios que puedan provocar irritación en la zona anal.
  • Limite la ingesta de especias, ciruelas, higos, zumo de naranja, café y cervezas. 
  • No utilice otras medicaciones o supositorios ya que pueden causar alergia. 
  • Evite el rascado. 

Úlceras cutáneas

Las úlceras cutáneas son lesiones graves de la piel que pueden implicar una pérdida de la epidermis o hipodermis. Puede ocasionarse debido a una herida superficial u otra más profunda.  

Por lo general aparecen por un trastorno circulatorio del paciente en las extremidades inferiores y superiores o en pacientes con insuficiencia venosa.  

También en aquellos obligados a tener un reposo prologando, sobre todo personas de avanzada edad, por lo que aparece en los puntos de presión del cuerpo cuando llevan mucho tiempo en la misma posición.  

En estos pacientes el tratamiento consiste en limpiar la herida, hacer un desbridamiento, prevenir infecciones y estimular la regeneración del tejido.  

Enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes se caracterizan por el propio sistema inmune ataca las células sanas de nuestro organismo. Una de las enfermedades de este tipo más conocidas es la psoriasis. En este tipo de patologías hay una alta influencia de factores genéticos. 

Uno de los síntomas que ayudan a diagnosticar las enfermedades autoinmunes es la piel en la que aparecen ronchas rojizas al exponerse al sol. También puede presentar el paciente una caída excesiva de pelo.  

Dermatología Geriátrica

Una de las áreas dermatológicas que más atención centra es la geriátrica. Cada vez vivimos más tiempo y eso implica cambios en la piel, un aumento de la gravedad o aparición de enfermedades cutáneas.  

Eritrodermia

La eritrodermia es una enfermedad inflamatoria de la piel que puede llegar a afectar a casi el 90% de nuestra superficie corporal. Se caracteriza por el enrojecimiento y descamación de la piel.  

En su diagnóstico hay que descartar si hay una enfermedad cutánea previa, por lo que pueden ser necesarias la realización de biopsias y análisis de sangre. El tratamiento variará según la causa que lo origine.  

 

 

Las pesonas que tienen una piel de riesgo deben conocer su propia piel en detalle. Deben prestar especial atención a los cambios que se producen en las zonas visibles y en las más escondidas.

Para lograr ver con claridad la piel en cada zona es muy útil hacer uso de dos espejos. De esta forma no se quedará ninguna zona oculta.

Se recomienda seguir la regla ABCDE para realizar una buena autoexploración, es decir, consiste en tener en cuenta: la Asimetría del lunes, Bordes irregulares, Cambios de color, diámetro superior a 0.6cm y la Evolución del mismo (cambio de tamaño, forma o color en poco tiempo).

Es muy importante realizar las revisiones dermatológicas con la regularidad que su dermatólogo le establezca.  De esta forma no solo se pueden prevenir patologías sino que se pueden detectar a tiempo muchas de ellas, como el cáncer de piel, lo que favorece su tratamiento y curación.

En Canarias disfrutamos de buen tiempo y de un clima soleado prácticamente los 365 días del año. Es por ello que los dermatólogos hacen tanto hincapié en la importancia de utiliza protección solar.

Hay que tener en cuenta que la piel recuerda para siempre todas las quemaduras solares que se produzcan. Para evitarlas utiliza protección solar a diario y de alto índice fotoprotector. También debes proteger tu piel, siempre que sea posible, con el uso de ropa y gorro. Lo más importante es evitar quemarse la piel.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y cumple funciones vitales como protegernos contra el calor, el frío, la luz, almacena agua, rgula la temperatura del cuerpo… Sin embargo, ésta puede verse afectada por factores externos o internos y desarrollar lesiones o enfermedades, que deben ser tratadas por un dermatólogo.

Recomendaciones para el cuidado del pie diabético. 

  • Evita fumar 
  • Examina a diario tus pies con ayuda de un espejo para las zonas difíciles 
  • Lava y seca tus pies con mucho cuidado  
  • Evita las temperaturas extremas (frías o calientes), pruebe el agua antes de bañarse.  
  • Si notas frío en los pies usa calcetines, nunca botellas de agua caliente 
  • No utilices sustancias químicas en callos o cortezas 
  • Usa calcetines que se adapten a tu piel y que no tengas costuras 
  • Los zapatos deben ser cómodos  
  • No use zapatos sin calcetines  
  • Evita caminar descalzo especialmente en superficies calientes como arenas o piscinas  
  • Cortar cuidadosamente las uñas de los pies.  
  • Visita al médico o podólogo con cierta regularidad y que le examine el pie en cada visita.   

Contacta con nosotros

Si estás interesado, déjanos tus datos de contacto.

Deseo recibir información sobre las novedades y promociones de Canarias Dermatológica