Unidad de enfermedades de la piel

En la Unidad de Enfermedades de la Piel diagnosticamos y tratamos una amplia variedad de patologías propias de la piel.

Nuestra piel es un órgano vivo y dinámico, por lo que puede verse afectado por numerosas alteraciones. Estas pueden afectar al exterior y al interior (manifestaciones de la piel que se traducen en enfermedades internas) o a las células, lo que puede provocar la aparición de enfermedades de la piel.

Cuando se ve afectado un órgano externo, las alteraciones y enfermedades de la piel se detectan con mayor facilidad y permite acudir al especialista a la mayor celeridad. En cualquier caso, hay que consultar al dermatólogo ante cualquier nueva lesión o cambio de alguna previa, ya que el diagnóstico precoz es el mejor aliado.

Son muchas las enfermedades de la piel, pero las más frecuentes son el acné, la psoriasis, los eczemas, la piel sensible, la rosácea y el vitíligo. Pide cita en nuestra unidad. Pide cita en nuestra unidad.

Suscríbete a nuestra newsletter

Acné

El acné consiste en una mayor actividad de las glándulas sebáceas, las cuales se obstruyen, se inflaman y/o infectan. Según predominen unas u otras se observan comedones abiertos, comedones cerrados, pápulas, pústulas o nódulos.  

Afecta a la gran mayoría de adolescentes (entre 80%-90%) y a un reducido porcentaje de adultos (aproximadamente un 10%). Las glándulas sebáceas son controladas por la acción de las hormonas androgénicas, circunstancia digna de consideración en determinados pacientes.

En Canarias Dermatológica disponemos de una Unidad de Acné para su diagnóstico y prevención.  

El diagnóstico del acné

El diagnóstico del acné es clínico. Puede precisar un estudio analítico en caso de decidir prescribir determinados tratamientos o en mujeres adultas en las que se sospecha un desajuste hormonal.

Tipos de acné

  • El acné de los adolescentes con tendencia a dejar cicatrices, por lo que se considera una enfermedad. Debe ser tratado con medicación oral.
  • El segundo tipo es el acné en los adolescentes que no deja secuelas en forma de cicatrices y es propio de un período de la vida. Se trata por vía tópica u oral según intensidad. Se le deben dar pautas de manejo y aplicación de productos al adolescente para que controle su situación. 
  • El acné en el adulto. Hay que considerar cómo tratarla evaluando: intensidad, tendencia a cicatrices, edad, estado metabólico, el deseo de gestación de la mujer, regularidad menstrual, cosméticos utilizados. 

Tratamiento en jóvenes y adultos

En jóvenes con un acné que puede dejar cicatrices, el tratamiento se realiza con isotretinoina oral para evitar la formación de cicatrices. Requiere control analítico durante el tratamiento.  

Si no tienen tendencia a dejar cicatrices, se enseña al joven a cuidar su piel y a que identifique cuando debe asistir a una nueva consulta para prescribirle medicación oral antibiótica.  

En adultos con acné el tratamiento es siempre personalizado. Se decide según intensidad y situación personal qué productos aplicar, si hay que tomar medicación oral, en la mujer si hay que regularizar su ciclo hormonal, necesidad de control metabólico y qué acciones pueden ser realizadas en la clínica: peelings, microdermoabrasión, terapia fotodinámica, luz pulsada médica… 

Psoriasis

La psoriasis es una alteración de nuestro sistema de defensa que genera un proceso inflamatorio en la piel y puede manifestarse de múltiples maneras.  

Por lo general, produce placas inflamatorias con tendencia a la formación de costras por un ritmo acelerado de crecimiento celular. La psoriasis no es contagiosa y se puede manifestar de múltiples formas al tiempo que afecta desde pequeñas zonas a superficies extensas. 

El diagnóstico y tratamiento de la psoriasis

Las personas que padecen psoriasis deben tener una estrecha relación con el dermatólogo. Es necesario que comprenda la tendencia de su piel, conozca el porqué de su psoriasis.  

El diagnóstico es clínico. En casos concretos puede precisar un estudio histológico previa biopsia. El dermatólogo evalúa la extensión y la afectación del paciente. Además, puede requerir analíticas y pruebas de imagen previo a determinados tratamientos.  

En cuanto los tratamientos, estos son diversos. Se debe aplicar aquel que consiga que el paciente tenga una calidad de vida óptima a nivel clínico, personal, social y laboral. 

Eczemas y enfermedades asociadas

El eczema engloba varios procesos inflamatorios caracterizados por enrojecimiento, edema, vesículas, escamas y engrosamiento de la piel. Además, siempre existe picor, ya que si no pica no es eczema. La intensidad del picor y la extensión del proceso variará según las causas que hayan originado el eczema y su extensión. 

Cuando se habla de dermatitis se suele referir al eczema. Al hablar de eczema debemos dotarle de “apellido” que es el que nos indica la posible causa, irritativa, alérgica, endógena, seborreica, atópica…  

Cómo se diagnostica el eczema

Una vez diagnosticado hay que concretar su causa. El origen puede ser externo o interno, irritativo o alérgico, localizado o diseminado, asociado a otro proceso o no.  

La distribución del eczema, su evolución, las características asociadas, la respuesta a las pruebas de alergia… nos permite definir el origen y saber si volverá a aparecer. 

El vitíligo

El vitíligo es un proceso dermatológico en que los melanocitos (las células de la piel encargadas de producir pigmento) dejan de hacerlo. Se originan, por ello, manchas blancas bien delimitadas que pueden afectar a zonas localizadas o más diseminadas.  

 

¿A quién afecta? 

Afecta a un 1% de la población. Puede iniciarse a cualquier edad, observándose que en un 50% de los casos se inicia antes de los 20 años, lo cual genera preocupación en el niño o joven y en su familia.   

Los hechos de que las manchas blancas sean visibles y de que su evolución sea impredecible no aporta tranquilidad. Es especialmente necesario la relación con un dermatólogo experto en estos pacientes.   

 

Diagnóstico clínico 

Para el diagnóstico se utiliza la luz de Wood que hace muy evidente las lesiones. Se solicita estudios analíticos para descartar procesos autoinmunes que pueden estar asociados al vitíligo, especialmente en el tiroides.   

 

Cómo se trata en la Unidad de Enfermedades de la piel  

El vitíligo merece ser tratado, especialmente, cuando es de reciente aparición o afecta a zonas como cara, cuello o escote. Existen múltiples tratamientos que, si bien no aseguran siempre una repigmentación, han solucionado el problema a muchos pacientes.   

Se plantea un tratamiento específico para cada situación que puede basarse en:  

  • Fórmulas magistrales que estimulan la pigmentación  
  • Corticoides tópicos aplicados de forma controlada  
  • Inmunosupresores tópicos no corticoides  
  • Psorales orales  
  • Terapia fotodinámica  
  • Ultravioleta B de banda estrecha 

 

Las infecciones de la piel se producen cuando hay una rotura, corte o herida. Aunque también aparecen en personas con un sistema inmunitario débil debido a la presencia de otra patología. Estas infecciones pueden afectar a un área concreta, mientras que otras se pueden llegar a extender a grandes zonas de la piel.  

Las infecciones pueden ser causadas por: 

  • Bacterias, como impétigo 
  • Virus, que causan verrugas, herpes… 
  • Hongos que producen infecciones por cándida, pie de atleta… 
  • Parásitos como son los piojos.   

Los síntomas de las infecciones son variados y pueden manifestarse como sarpullidos, hinchazón, dolor, pus y/o picazón. El tratamiento dependerá de la infección y la gravedad de la misma. Solo en algunos casos puede desaparecer por sí misma, pero necesita supervisión dermatológica.  

En la Unidad de Enfermedades de la piel de Canarias Dermatológica diagnosticamos y tratamientos las úlceras cutáneas. Estas son lesiones de la piel que produce una perdida de la epidermis y también de la hipodermis. Son heridas abiertas que pueden afectar superficial o profundamente a la piel.  

Existen numerosas causas que originan úlceras y deben ser tratadas por un dermatólogo. Además, el paciente debe seguir unas pautas de higiene y desinfección de la úlcera en casa.  

Las alergias no solo producen picor de ojos y secreción nasal, sino que puede aparecer urticaria (inflamación de la piel) causada por la liberación de histamina por parte del sistema inmunitario.  

La histamina produce que los vasos sanguíneos se ensanchen y la piel se inflame. Además, aparecen ronchas de color rojo y blanco que pican.  

Esto puede darse al comer un alimento al que es alérgico o entrar en contacto con un factor que lo desencadene.  

Las infecciones de transmisión sexual deben ser diagnosticadas y tratadas por parte del dermatólogo. En Canarias Dermatológica somos especialistas y contamos con los protocolos más actualizados para el tratamiento y control de estas enfermedades.  

Los pacientes que tienen acné, ya sean adoelscentes o adultos, encuentran en la Unidad de Acné de Canarias Dermatológica a los mejores profesionales especializados en el tratamiento del mismo.

También disponemos de una unidad especializada en el diagnostico y tratamiento de la rosácea y de otras patologías dermatológicas.

La piel sensible es un tipo de piel que afecta a un elevado porcentaje de la población y que se caracteriza por una respuesta exagerada que genera disconfort ante estímulos diarios: cosméticos, medio ambiente, humo, sol, etc.  La piel sensible origina: picor, enrojecimiento y tirantez.

Puede ser muy limitante especialmente en mujeres intolerantes a cosméticos, en zonas especialmente delicadas como párpados o cuello y en grupos de pacientes como niños y ancianos.  

Para su diagnóstico, en determinadas patologías pueden realizarse pruebas como las de alergia o analíticas. Excepcionalmente, puede realizarse un estudio microscópico de la piel.  

En cuanto al tratamiento:

  • Se tratan los períodos de crisis, en donde la sintomatología es más intensa.  
  • Utilizar cosméticos que la fortalezcan y no la agredan. Para ello se usan hidratantes, calmantes, protectores solares y antioxidantes.   
  • Se enseña al paciente a cuidar su piel. 

La rosácea es una predisposición de la piel facial y escote que afecta a determinadas personas, especialmente mujeres. Se suele observar una progresión de personas a partir de los 20-30 años que se inicia con un enrojecimiento brusco tras estímulos como calor, estrés o ejercicio. 

El enrojecimiento evoluciona hacia permanente observándose dilataciones venosas o telangiectasias. Suele ser una piel sensible e hiperreactiva. En alguna fase del proceso suelen presentar lesiones inflamadas y con pus similares al acné.  

El diagnóstico es clínico y sólo en casos excepcionales incorporamos la realización de analítica.  En Canarias Dermatológica disponemos de una Unidad de Rosácea especializada en su diagnóstico y tratamiento.

Contacta con nosotros

Si estás interesado, déjanos tus datos de contacto.

Deseo recibir información sobre las novedades y promociones de Canarias Dermatológica