Unidad de Dermatología Infantil

En Canarias Dermatológica contamos con una Unidad de Dermatología Infantil dotada de especialistas en Dermatología Pediátrica y los métodos más novedosos para el diagnóstico y tratamiento de las diversas afecciones pediátricas de la piel. Además, evaluamos la presencia de patologías congénitas o adquiridas en niños de 0 a 14 años, que es la edad pediátrica.

Nuestros profesionales orientan a los padres acerca de lo que les debe o no preocupar, además ayudan a los niños (con ayuda de los adultos) a crear hábitos saludables que les permitan evitar en la medida de lo posible algunos de los problemas dermatológicos más habituales en estas edades. Si estás interesado pide cita aquí.

*Los procedimientos pueden variar según la persona

Suscríbete a nuestra newsletter

Problemas comunes de la piel de los niños

Alergias, infecciones de piel, quemaduras solares, lunares, manchas y otros tipos de lesiones, tanto generales como en área de especial incidencia como las axilas, los pies o el cuero cabelludo, son las principales causas de consultas de Dermatología Pediátrica.  

Los dermatólogos advierten que es necesario acudir con los más pequeños a la consulta ante la presencia de cualquier lunar, mancha o peca que genera picor, cambie su color, sangre o crezca de forma desproporcionada respecto al desarrollo del niño.  

También cuando aprecie un aumento o disminución de pigmentación de un área de la piel del menor, erupciones cutáneas que no desaparezcan o se repitan, aparezcan nódulos o bultos o note una alteración del aspecto estético de manchas o erupciones.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es la enfermedad de la piel más frecuente en la infancia.  Relacionada con las alergias, se caracteriza por sequedad de piel, aparición de eczemas (áreas rojas, persistentes y que pican) en zonas muy determinadas: pliegues de brazos, piernas, cuello, axilas o ingles, con picor que obliga al rascado e infección cutánea secundaria al mismo. Con frecuencia existe historia personal o familiar de alergias: asma, rinitis o eczemas crónicos de la piel (padres, hermanos, tíos, abuelos, primos en primer grado). Motiva numerosísimas consultas por su carácter crónico y recurrente.  

Es una enfermedad de inicio en la niñez, antes de los cinco años (muchas veces a la edad de tres meses ya se han manifestado) y suelen desaparecer en la mayoría de los casos hacia los nueve años de vida. Para su tratamiento y control tiene gran importancia el conocimiento y correcta utilización de las diferentes medidas, muchas similares a la de los alérgicos y otras que le dirá su dermatólogo. Es fundamental hidratar la piel del niño.

Alergia

La alergia es la consulta médica infantil por excelencia. Es una forma exagerada o alterada de reaccionar que tienen algunos niños cuando se exponen a algunas substancias en el medio ambiente o cuando ingieren ciertos alimentos o medicamentos. Ante un niño que de forma repetida presenta síntomas como picor en la nariz, estornudos frecuentes y mucosidad acuosa, dificultad respiratoria, pitidos al respirar, tos recurrente, enrojecimiento de ojos y lagrimeo o lesiones en la piel que aparecen y desaparecen, hay que pensar en una alergia.  

Naturalmente no todo niño alérgico las manifiesta todas. Los procesos repetidos o estacionales nos deben orientar hacia una posible causa alérgica.

Piel seca

Un elevado porcentaje de niños presentan piel seca, normalmente en el contexto de una dermatitis atópica muy poco manifiesta. Es muy importante hidratar la piel mediante productos adecuados (geles de baño y emulsiones fluidas hidratantes tras el baño) con objeto de evitar complicaciones secundarias a la sequedad: picor, grietas, eczemas o infecciones sobreañadidas.

Más frecuentes en verano

En verano las consultass más frecuentes son debido a:

  • Problemas asociados a piel seca, como dermatitis atópica, prurito o picores a los baños frecuentes
  • Eczemas
  • Procesos infecciones como el molusco
  • Patologías asociadas a picaduras de insectos, algas marinas o animales marinos

Infecciones de la piel

Los niños se enfrentan a menudo a la aparición de infecciones en su piel. Aquí recogemos las más importantes. 

Los problemas de la piel son un motivo muy frecuente de consulta médica y preocupación para los padres. Mediante estas breves anotaciones quisiéramos orientar sobre qué nos debe preocupar y qué no, referente a las infecciones en la piel de nuestros hijos.

Pediculosis (piojos)

Es importante revisar el cuero cabelludo de los niños semanalmente. Es difícil ver el piojo, ya que suelen haber pocos, sin embargo, se ven bien las liendres.  

Se deben buscar sobre todo en el pelo tras las orejas y nuca. Se identifican como pequeñas adherencias a la base de los pelos que no se desprenden fácilmente al intentar desplazarlas a lo largo del pelo, a diferencia de caspa, motas de polvo, escamas, etc que sí se desplazarían fácilmente.  

El niño naturalmente tiene tendencia al rascado por el intenso picor acompañante. Actualmente la Permetrina es el tratamiento más eficaz.

Impétigo

Cualquier herida que presente un niño debe curarse adecuadamente (normalmente es suficiente el lavado y antisépticos) con objeto de evitar que se desarrolle un impétigo. El impétigo es una infección frecuente de la piel observado sobre todo en niños y originado por unas bacterias que suelen infectar heridas previas.  

El impétigo origina manchas de rojizas, húmedas, pequeñas y a menudo con costras. Ocurren generalmente en la cara aunque puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. Se transmiten desde una zona de la piel a otra, normalmente por autoinoculación.  

El tratamiento consiste en el lavado frecuente con jabón y agua, y el enjuagado para extraer costras. Las lesiones solas o aisladas luego pueden ser cubiertas con cremas de antibióticos y a veces precisan darse antibióticos por vía oral.

Verrugas víricas

Las verrugas son causadas por un el Virus del Papiloma Humano que invade las células de las capas superficiales de la piel, especialmente de manos y pies. Las verrugas se contagian de una persona a otra. Los virus causantes se observan con mayor frecuencia si la piel ha sido lesionada de alguna manera, lo que explica la incidencia elevada de verrugas en los niños que se muerden las uñas o que se arrancan los padrastros.  

En los niños las verrugas pueden desaparecer sin tratamiento en el curso de varios meses o varios años. Sin embargo, como pueden contagiarse de unos a otros y pueden afectar nuevas áreas del cuerpo del niño, es mejor tratarlas.  

Existen algunos remedios que se venden sin receta, sin embargo, como dermatólogos, nos preocupa que usted pueda confundir otro tipo de crecimiento en la piel con una verruga. Si tiene cualquier pregunta acerca del diagnóstico correcto o de la manera correcta de tratar una verruga, debería consultar a su dermatólogo.

Infección por hongos (micosis)

La micosis es una infección de la piel causada por un hongo. Es una enfermedad contagiosa que puede propagarse por contacto directo con una persona o animal infectado o por contacto indirecto, cuando se emplea o tocan objetos que contienen el hongo (vestidos, toallas, ropa de cama, elementos de aseo, suelos o duchas contaminadas…)  

Existen dos sitios donde puede presentarse fundamentalmente esta infección en niños: el cuero cabelludo y el cuerpo.             

La micosis del cuero cabelludo suele empezar en forma de “barrito” o herida pequeña que luego se propaga generalmente en forma de anillo. Los cabellos infectados se tornan quebradizos y se rompen o caen fácilmente dejando una calvicie. Los síntomas habituales de la micosis del cuerpo son el desarrollo en la piel de parches circulares, rojos o rosados, que pueden ser secos o escamosos, en forma de costras o húmedos.  

A medida que la lesión crece, el centro del área se despeja, dejando con frecuencia piel normal rodeada por un borde infectado. Relevancia especial, por su frecuencia, tiene la tiña de los pies o pie de atleta que genera comezón, ablandamiento y cuarteado de la piel, especialmente entre los dedos de los pies, y a veces, el desarrollo de ampollas pequeñas que contienen un líquido acuoso.

Enfermedades de la piel

Son muchos los tipos de enfermedades dermatológicas que un niño puede sufrir. La dermatitis atópica, las verrugas o los moluscos contagiosos son las enfermedades de la piel más comunes en los niños.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica, también llamada eczema, es un desorden hereditario y crónico de la piel que afecta con frecuencia a bebés o niños pequeños, y puede persistir hasta que el niño alcanza la adolescencia o la edad adulta.  

Los padres con eczema, rinitis alérgica o asma, tienen más probabilidades de tener hijos con eczema atópico. Tiende a agudizarse en épocas de estrés, temperaturas extremadamente elevadas o bajas, humedad elevada, cuando el paciente sufre una infección bacteriana o cuando la piel resulta irritada por el contacto con tejidos (lana) o detergentes.  

La lesión característica es el eccema que puede variar con la edad. En bebés y niños pequeños, el eczema suele localizarse en la cara, la parte externa de los codos y en las rodillas. En los niños mayores y adultos, en cambio, tiende a manifestarse en zonas de pliegues de manos y pies, brazos, parte posterior de las rodillas y cuello. El síntoma característico es el picor. 

 

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica para la cual no existe cura. El tratamiento consiste en disminuir los síntomas y evitar complicaciones:  

  • Tomarbañoso duchas cortos con agua tibia (No caliente).
  • Emplear buenas técnicas decuidad de la piel, no frotes con cepillo oesponjas contra la piel.
  • No utilizar jabones fuertes.
  • Utilizalociones hidratantes al menos una vez al día. Evitar rascar el áreaafectada.
  • Vestir con ropa ligera, de fibras de algodón(el sudor puede empeorar eleccema).
  • Mantener control contu dermatólogo para tratar los momentos de brotes del eccema.

Angiomas

Los angiomas son lesiones vasculares que aparecen al nacer o justo unos meses después. Se presentan en forma de una mancha roja, que a veces pueden tener relieve y se debe a la concentración de vasos sanguíneos contenidos en esa área de la piel. Su tamaño es variable y pueden llegar incluso a extenderse por todo un brazo o una pierna. Existen dos grandes grupos de angiomas:  

  • Los hemangiomas, que incluye los llamados angiomas enfresa o superficial y los angiomas cavernosos o profundos.  
  • Las malformaciones vasculares,que incluyen el nevus flameus o mancha salmón, la mancha en vino de oporto, entre otras. 

Los hemangiomas son los tumores benignos más frecuentes en la infancia; aparecen en 1-3% de los neonatos a término y afectan al 20% de los pretérmino. Son más frecuentes en el sexo femenino, en una relación de 3:1.  

Durante los primeros meses de vida los hemangiomas experimentan un crecimiento más acelerado, luego se produce una estabilización, seguido de un periodo de regresión de la lesión. La evolución de estas lesiones suele ser favorable, pues la mayoría desaparecen por sí solas.  

Sin embargo, hay otras que por su ubicación o por la velocidad de crecimiento, requieren de ciertos estudios y tratamiento. Existen distintos métodos terapéuticos entre los que se encuentran los corticoides orales o intralesionales, la esclerosis, la aplicación de la técnica láser, entre otras. Siempre que un lactante presente una lesión sugestiva de angioma, debe ser valorado por un especialista.

Moluscos contagiosos

Es una infección viral que causa pequeños “granos” o nódulos como perlitas en la piel. El molusco contagioso es una lesión contagiosa frecuente, que está causada por un virus, llamadoMolluscum Contagiosum. Es una infección muy frecuente en niños y también es posible en jóvenes.  

Se ve frecuentemente en la cara, cuello, axilas, piernas, brazo y manos, pero puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, excepto en las palmas de las manos y pies. En ocasiones se ve en los genitales.  

La lesión del molusco empieza con un pequeño granito que luego se agranda hacia un nódulo blanquecino. El nódulo, a menudo, tiene un hoyuelo en el centro (umbilicado). Estos nódulos aparecen en línea, donde la persona se rasca. El rascado u otro mecanismo local irritativo hace que el virus se extienda en línea o en grupos (cultivos). 

Los nódulos no son dolorosos. No hay inflamación y, por lo tanto, tampoco enrojecimiento, a no ser que la persona se frote o rasque las lesiones. En la madurez del molusco, la punta del nódulo se puede abrir con una aguja estéril y se ve un núcleo de aspecto encerado que sale apretando. Las lesiones al final desaparecen sindejar cicatrices. Las lesiones primarias pueden ser confundidas con herpes pero, a diferencia de lo que ocurre con el herpes, estas lesiones no son dolorosas. El virus se contagia por contacto directo. Pueden diseminarse localmente (autoinoculación) por el derrame del virus de las lesiones hacia áreas adyacentes de la piel. 

Diagnóstico y tratamiento 

El diagnóstico se basa en la apariencia de la lesión y puede confirmarse con una biopsia. El médico debe examinar las lesiones para descartar otros problemas 

En las personas con un sistema inmune normal, las lesiones desaparecen espontáneamente en un periodo de meses o años. Las lesiones individuales pueden extirparse quirúrgicamente, mediante raspado, congelación o aguja eléctrica.

Verrugas víricas y planas

  • Verrugas víricas

Las verrugas son causadas por un virus que invade las células de las capas superficiales de la piel. El virus se llamapapiloma virus (VPH). Ocasiona lesiones del color de la piel y ásperas al tacto. 

Las verrugas posiblemente se contagian de una persona a otra. El intervalo entre el contagio y su aparición visible es generalmente de varios meses. El riesgo de contraer verrugas en las manos, pies y planas es muy reducido, es decir, pocas personas que entran en contacto con el virus lo contraen. No obstante, los niños tienen especial sensibilidad en contraerlas.  

  • Verrugas planas

Las verrugas planas son una infección de la piel producida por un virus denominado el Virus del Papiloma Humano. Estas lesiones, son planas, lisas, del color de la piel, rosadas, gris-amarillentas o parduzcas que se localizan preferentemente en la cara, manos y/o en las piernas. Es muy característica su agrupación lineal, siguiendo los trayectos del rascado. 

Estas verrugas son en teoría contagiosas. Como todo proceso vírico, no existe un tratamiento específico. Aunque se intenta aumentar la inmunidad para “luchar” frente al virus y evitar la aparición de nuevas lesiones.

Al nacer la piel de los bebés suele estar arrugada ya que han estado durante 9 meses en contacto con el líquido amniótico y sin recibir la luz directa del sol. Además, presentan un color amoratado. Durante los primeros días de vida su piel va cambiando y a partir del segundo o tercer día comienza a aclararse. Incluso puede volverse algo seca y escamosa.  

Los bebes prematuros suelen presentar una piel mucho más fina y más permeable a sustancias perjudiciales y a los efectos del sol.  

 

Alteraciones frecuentes en la piel del recién nacido 

  • Es normal que la piel del recién nacido de descame por ello se recomienda utilizar lociones y aceites hidratantes específicos. 
  • Costra lactea. Aparece ene l cuero cabelludo y tiene un color amarillento y consistencia oleosa.
  • La ictericia aparece cunado la piel y los ojos del bebe se ponen amarillas porque no eliminan adecuadamente la bilirrubina. Es habitual en los recién nacidos a partir de las 48 horas de vida y se elimina mediante fototerapia.  
  • Aparición de milium o granitos blancos en el rostro. Son unos pequeños quistes de grasa que puede aparecer en frente, mejillas, nariz y barbillas. Pasados unos meses desaparecen solos.  
  • Eritema tóxico alérgico o urticaria. Son unos granitos rojos que pueden aparecer en la primera semana, similar a un sarpullido.  
  • Angiomas planos o manchas rojizas que suelen desaparecer hacia los seis meses. Se trata de capilares sanguíneos dilatados y congestionadas muy cerca de la piel, por ello son visibles.  

En nuestro entorno recibimos radiaciones solares todos los días del año, incluso cuando el día está nublado. Además, a esto debemos sumar que la piel va acumulando daño solar a lo largo de toda la vida.

Es durante la infancia cuando más tiempo al día pasamos realizando actividades al aire libre, de ahí la importancia de transmitir hábitos saludables a la hora de disfrutar del sol con el doble objeto de educar y de evitar que la piel del niño esté más predispuesta a presentar lesiones en el futuro.  

  • Evitar la exposición solar directa en horas de máxima incidencia (12h – 16h)
  • Utilizar gorro y camiseta
  • Aplicar fotoprotectores con asiduidad de un factor de protección de al menos 15
  • Evitar la quemadura solar (piel roja y dolorosa)

Las quemaduras solares evolucionan normalmente desde el enrojecimiento localizado hasta la formación de ampollas. Cuando la quemadura solar afecta a una zona muy extensa el niño puede sentirse mal. Por lo general, en estos casos el pequeño podrá quejarse de dolor de cabeza, náuseas, fiebre y escalofríos.

¿Qué se debe hacer en estos casos?

En estos casos los padres pueden puede solicitar la atención médica urgente para el niño. En los casos más leves tan solo será necesario utilizar compresas frías, cremas a bases de esteroides suaves prescritas por el médico y antiinflamatorios por vía oral para calmar la piel del pequeño.

En cualquier caso, lo mejor es siempre la prevención. Utilizando cremas solares con fotoprotección alta, evitar las horas centrales del día y utilizar gorros y gafas de sol.

  • Evitar baños prolongados
  • No bañarlos con agua muy fría ni muy caliente
  • Usar jabones no abrasivos
  • No usar esponjas
  • Tratar de usar siempre buenas cremas hidratantes
  • Evitar tejidos sintéticos y utilizar telas de algodón
  • Quitar las etiquetas de la ropa
  • No exponerlos al sol
  • A partir de los dos años aplicar fotoprotección específica si se va a exponer al sol

Tanto en la piel de los más pequeños como la de los adultos pueden aparecer reacciones repentinas que requieren de asistencia médica urgente. Es por ello que en Canarias Dermatológica contamos con una Unidad de urgencias dermatológicas.

Además de los problemas antes mencionados que suelen experimentar los niños, es importante que los padres sepan también que tienen que traer a su hijo a que le revise un dermatólogo en los siguientes casos: 

  • Cualquier lunar, mancha o peca que se pique, cambie de color, sangre o crezca de forma no proporcional al desarrollo del niño
  • Si el niño tiene áreas de piel con un aumento o disminución de pigmentación
  • Ante cualquier erupción cutánea que no desaparece o se repita
  • Ante cualquier nódulo o “bulto” que previamente no existía
  • Preocupación por el aspecto estético de mancha o erupción.

Los pies durante la infancia dan numerosos problemas: infecciones, alergias, irritaciones, heridas… Se debe intentar inculcar los hábitos que a continuación se señalan. Insistir en que los niños se laven cuidadosamente los pies cada día con un jabón-gel de pH ácido (5,5).  

Para prevenir las infecciones sobre todo de hongos es importante el secado cuidadoso de los pies y los pliegues interdigitales, evitar el exceso de sudoración y el calzado oclusivo en lo posible, cambiar frecuentemente los calcetines, que deben ser de fibras absorbentes, y aplicar si es preciso preparados secantes y antisépticos con el fin de reducir el exceso de sudor y prevenir la sobreinfección.  

El pie es una zona húmeda ya de por sí, va metido dentro de un zapato, calcetín… Donde hay humedad puede haber microorganismos capaces de provocar infecciones (hongos, verrugas, etc) y si no nos secamos bien favorecemos la aparición de estas infecciones. Por último, hidratarse bien la piel de los pies.  

Después de un buen lavado y un buen secado debe de utilizarse una crema hidratante en planta del pie, dorso del pie, toda la pierna hasta la rodilla, parándonos sobre todo en la zona del talón, ya que dicha zona está más expuesta a grietas.

Contacta con nosotros

Si estás interesado, déjanos tus datos de contacto.

Deseo recibir información sobre las novedades y promociones de Canarias Dermatológica